sábado, 10 de noviembre de 2007

CONSOLADOR

Si ya no te necesito…

Te susurré toda fiera

¿Y te pensaste que era broma?

¿Qué te quería poner caliente?

¿Qué te rechazaba con desden para que me persiguieras luego a mordiscos de león?

No, hijo, no.

Ese día te la agarré bien fuerte para despedirme de ti

Para despedirme de ella.

(Por pleitesía, por los servicios prestados)

Te dije adiós y se me llenó la boca (más que contigo)

Tu sustito es tierno y perverso.

Algodón y azufre.

Contradictorio.

Tal y como yo soy, ni más ni menos.

En mis ojos destellos de rebelión.

Fuegos artificiales.

Antorchas gratamente invasoras

Conquistas pactadas.

Y en las manos una extraña libertad

Que solo comparo con almohadas,

Recovecos de noches azules,

Portales de cierzo y etilo

Y escalofríos en uñas y medula

De esos que atisban hogueras a la redonda.

7 comentarios:

Ana Muñoz dijo...

ole ole ole, clara tiene dó cohone!!

no, no, de cojones nada.

te veo luego ratitaaaa!!!

PD: me dejarás colgar las coplillas del móvil?? :)

Eryx Bronte dijo...

Los consoladores tienen de bueno que al final ni fuman ni roncan, al revés que yo, bueno lo de fumar ya poquito. besos

Eryx Bronte dijo...

Querida me encanta que me hayas contestado tan pronto pero por favor vuelve a leer mi post que se había ido al garete. Si los consoladores tienen eso, pero ya te digo que a mí me han usado mucho de eso y siempre me queda un regusto a bolso que no veas. Besos.

Elros dijo...

Siempre está bien eso de despedirse agradeciendo los servicios prestados antes de irse para siempre... Todas deberían aprender de ti! ;-)

Me ha encantado!

Fernando Sarría dijo...

veo que eres la amiga escondida de Ana...dice que eres muy timida...lo que leo no me lo parece....a ver si nos vemos...besos claros

Ana Muñoz dijo...

FERNANDO, QUE LUEGO ME RETRACTÉ!! :)

S. Allsi dijo...

Hola!

Me ha gustado un montón. No sé si hay mucho agradecimiento pero empatizo mucho con esa manera de espetar que tienes.

Saludos!