viernes, 2 de noviembre de 2007

T 1

Estoy triste y se me cae el alma a cachos.


Va escurriendose entre las piernas y cuando llega a la parte más profunda de mi cuerpo saluda allí a las pocas ilusiones que me quedan.
(No se porqué, pero les ha dado por estacionarse definitivamente ahí)

2 comentarios:

SONIA dijo...

Clara, las sensaciones siempre tienen problemas para saber aparcar, por eso se instalan en nosotros y no se marchan.

Besos

Fernando Sarría dijo...

saludos Clara...me sonrio al ver tu dibujo, el otro día lo pusé en un poema sobre París...abrazos.