lunes, 19 de mayo de 2008

Cumbia del amor mal correspondido


2 comentarios:

Dani dijo...

Ay, Clara, cuanto amante suicida. A mí me da bastante más pena el pez. En Madrid, para estos menesteres, tenemos las vías del Metro. Y todos los días hay alguien que las mira con ojos golosones. Aunque también está el viaducto;'el puente de los suicidas', por su otro nombre. Pusieron unos paneles de vidrio para que la gente no se tirase. Incluso parece que antes había una gran pintada en la acera, justo debajo del puente, que decía: 'no te tires, la vida merece la pena'.

Tantos románticos...

(tenías razón, desde el domingo esto está pocho)

un beso

inzivilizado dijo...

Y cómo ha inflado el pez el globo?