jueves, 7 de agosto de 2008

Piruetas en dehors (Rutinas obsesivas)

Danzaré todo lo que desee.
Voy a danzar y a sangrar
como un pétalo de los Urales
sobre la madera del Mariinski.



Voy a abusar de vuestra confianza
de nuevo,
voy a dejar otra vez
que me recojáis en el alba.
en el alba de todos los días siguientes



a mi destrucción.



Voy a abusar de mi condición
de loca coreógrafa.
Voy a doblarme
hasta el limite de la locura.
De la locura del frío.



Locura porque ya no tiemblo.
Ahora que quisiera sentir
zarpazos de viento helado en la cara,
ya no los siento.

(Aunque me muera a ratos

las resurrecciones siempre que se desean

acaban por llegar).

Y yo no deseo resucitar.
No puedo.
La resurrección es un proceso sin ángulos,
ni curvas,
y yo ando inmersa
en un decálogo
de contradicciones espirales.



Querría
componer otra marcha,
al menos bailar en diagonal.


Pero nadie me oye danzar en el
laberinto de mis obsesiones.
Por eso nadie puede salvarme de veras.



Cien vueltas

y otras cien más.



¿Cómo se pueden rasgar las maderas del Mariinski

a golpe de destino?

Nadie lo hizo antes.

Ni siquiera Vaganova

en su afán de perfeccionismo rutinario.



Oigo la música en mi cintura.
Es un hilo tan fino,
casi inexistente,
que me ahoga la razón
y me deja sin aliento
al hacerse más y más pequeño.
Describe en órbita


círculos concéntricos


que dejan cortes en la piel
de mis costillas
y un poco más abajo,
sobre la cuna tierna de antiguos besos,
sobre la tierra del membrillo.



Y si se aferra el hilo,

me recojo hacia dentro

y si se afloja el hilo,

me despliego con fuerza,

a velocidad de satélite,

formando un compás con mis piernas electrizadas.

Y de nuevo me obligo

a trazar círculos

de angustia en la niebla.

(Danzo con dos cuchillos

atados a los tobillos.

El metal dibuja en la gasa del frío

lo que no dibujan las tintas que rellenan espacios).



No he dejado ni un solo día
de bailar en el aire.
Da igual lo que os dijera.

Os mentí.

Hace tanto que me he perdido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

-"danzad malditos"- dijo aquél para alejar de sí toda la rabia, todo el odio, todo lo malo que una noche los aterrorizó. Danza,pues, pequeña bailarina.Yo tan sólo te canto.

La mamma italiana que tanto te quiere y tantísimo te echará de menos dentro de poco!Tq!

Duenda. dijo...

abusa como hasta ahora y todo irá bien.

d.

Albaka dijo...

Genial como siempre.

Que seria d mi sin ti!!

La Paka te quiere mucho

La gente viene de los pueblos va a los pueblos...