miércoles, 11 de marzo de 2009

El niño bueno

No sabré desatarme los zapatos y dejar que la ciudad me muerda los pies
no me emborracharé bajo los puentes, no cometeré faltas de estilo.
Acepto este destino de camisas planchadas,
llego a tiempo a los cines, cedo mi asiento a las señoras.
El largo desarreglo de los sentidos me va mal. Opto
por el dentífrico y las toallas. Me vacuno.
Mira qué pobre amante, incapaz de meterse en una fuente
para traerte un pescadito rojo
bajo la rabia de gendarmes y niñeras.


Texto de Cortázar, recomendación del profe más guapo de las Baleares.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mu buen blog, mu buen poema. Mu buenos los polvorones de la Estepa.

Ana Muñoz dijo...

OH, yo estoy enamorada de ese profesor. Viva la mayonesa!!