lunes, 31 de agosto de 2009

La chica de las ingles bonitas

La chica que busca trabajo domina mucho mejor el francés que el inglés.

Pero bien sabe ella que el inglés es muy necesario si quieres vender trajes de flamenca a las guiris que pululan por el centro de Madrid.

Así que ha decidido mentir un poco en su curriculum.

No es tanta mentira, se dice, en realidad podría entender perfectamente a esas rollizas albinas que sueñan con vestirse de faralaes...

Pero bien sabe ella que el mercado laboral es un continuo casting en busca de lo mejor de lo mejor. Y al fin y al cabo, supondría sólo una leve enfatización. Quién no ha exagerado su curriculum. Quién no lo hace en estos tiempos.

Sin embargo, da la casualidad de que esta chica se ha criado en un colegio de monjas. Y de tanto en tanto, aún la asaltan los valores obsesivos de la moral cristiana. Y mentir es uno de los más pecadetes más repudiados. Mentir está feo.

Así que desecha la idea y revisa una vez más su curriculum, resignada a cambiar los datos del apartado de idiomas.

Cae en la cuenta entonces de que que ha cometido un pequeño error de ortografía. No le extraña. Siempre corre por encima del inglés como si no fuera con ella. No quiere rendirse a un idioma que nunca le cayó demasiado bien, aunque fuera el idioma de las canciones.

Tiene que cambiar los datos de todas formas, así que aprovechará para corregir la falta, pero aún con todo contempla su tara lingüística con una arruga en el entrecejo. No le gusta cometer faltas de ortografía.

De repente, la arruga del entrecejo se le escurre por la nariz y va a parar a su boca transformada en una media sonrisa pícara. Se ha dado cuenta de algo.

Corre a por un espejo de mano al baño. Se sube el vestido y coloca el espejo entre las piernas.

Ésto ya es otra cosa...

La otra cosa es ésto: ni un sólo pelo a ambos lados, un tono canela suave, varios lunares y una graciosa mancha de nacimiento que recuerda a la silueta de una fresa.

Hará llegar su historia profesional tal y como está a todos los sitios donde la requieran.

Nadie le puede echar en cara a esta chica que no tiene un nivel adecuado de ingles.

2 comentarios:

Ana Muñoz dijo...

Mencantas, Clara.

Y esto, "aunque fuera el idioma de las canciones", me ha gustado mucho.

Ahora, en plan tocaingles... a ver si encuentras una falta de Hortografía ;).

Un besito, cielón!!! Arsa!! Ayayayayay!!!!!!

Jol dijo...

En lengua española, cualquier alegoría es vasta y más basta en la palma de nuestra lengua rosa.