martes, 1 de junio de 2010

En Madrid




Hay hombres que se alimentan de sí mismos. Pasean por las calles esperando ser descritos, como una marcha de animales exóticos con GPS en las venas.

2 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Me encanta esa imagen que dejas de ciertos hombres, aunque hay mujeres que les ocurre lo mismo, en fin.
Un saludo afectuoso

El futuro sin magia dijo...

Por supuesto, José Antonio. Ocurre los mismo con algunas mujeres. Un beso.