miércoles, 18 de agosto de 2010

Gatos y despistes

Hace unos meses, imaginé una carta que podría haberle escrito Milena a Kafka. Ayer me llegó el número 95 de Turia, en la que está publicada. Abrí el libro/revista y me encontré de bruces con el poema. Asustada, me di cuenta de que me pasaba lo mismo que le sucede en el texto a la versión de Kafka creada por mi mente: no recordaba haber escrito ese poema. Pasé una página, y me encontre con un poema estupendo de Karmelo Iribarren. Aunque parezca extraño, me reconocí mucho más en él.


Helo aquí:


LOS GATOS

Lentos
por las aceras,
inmóviles
en las repisas,
aovillados
en los sofás,

nos miran,
nos observan,
nos escrutan.

Llevan
miles de años
haciéndolo.

Y siguen
marcando
las distancias.



Chicos listos estos gatos.

4 comentarios:

Carmela Rey dijo...

Una gran verdad lo de los gatos. Buen poema.
Un abrazo

El futuro sin magia dijo...

Sin duda es un buen poema. Otro abrazo para ti, Carmela.

Anónimo dijo...

ay!!esos lindos gatitos!!me encantan tus poemas!!Clara espero impaciente tu libro!!!mua!
Campanilla

Guillermo Sánchez dijo...

Los felinos son mis animales favoritos. Por eso siempre he tenido al menos un gato en la casa. Lindo poema, gracias por compartirlo.