sábado, 16 de octubre de 2010

Vuelvo con flores






Trato de volver al blog, estoy en ello, de verdad.

Y hoy traigo flores.

Sophia Loren lloró cuando supo de la muerte de Marilyn. Nunca la vió en persona, pero se sentía cercana a ella. Incluso se refería a ella como "mi hermana" cuando conversaba con la gente del cine.

¿Qué raza de mujer es la que se siente cercana a Marilyn? Me gustaría no saberlo nunca en realidad. Da miedo identificarse con la tristeza y la muerte.



VIDA

Vida...
Existo en tus dos direcciones
permaneciendo de algún modo,
colgando hacia abajo casi siempre,
fuerte como una telaraña en el viento,
existiendo con la fría escarcha,
más que esos brillos en forma de gotas
que he visto en los cuadros.



AL SAUCE LLORÓN

Me quedé de pie bajo tus ramas
y floreciste y finalmente
te aferraste a mí,
y cuando el viento golpeó con tierra
y arena...tú te aferraste a mí.
Más fina que una telaraña yo,
más diáfana que cualquiera...
pero se adhirió
y se mantuvo firme ante los poderosos vientos
vida... de la que en ciertos momentos
existo en tus dos direcciones...
en cierto modo sigo colgando hacia abajo casi siempre,
mientras tus dos direcciones tiran de mí.



Donde sus ojos reposan con placer -quiero
seguir allí-
pero el tiempo ha modificado
el poder de esa mirada.
Ay, cómo voy a apañármelas cuando sea menos joven
Busco la alegría pero está vestida
de dolor
cobrar ánimos como en mi juventud
dormir y descansar la pesada cabeza
en su pecho- pues mi amor
todavía
duerme junto a mí



Pero mi preferido es éste:

Ay maldita sea, me gustaría estar muerta
- absolutamente no existente-
ausente de aquí- de todas partes-
pero cómo lo haría
Siempre hay puentes-
el puente de Brooklyn
Pero me encanta ese
puente (todo se ve hermoso desde su altura
y el aire es tan limpio) al caminar parece
tranquilo a pesar de tantísimos
coches que van como locos por la parte de abajo.
Así que tendrá que ser algún otro puente
uno feo y sin visitas
- salvo que me gustan en especial todos lo puentes-
tienen algo…
y además nunca he visto un puente feo.

3 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Coincido en que este poema es el mejor.
Ningún puente es feo. Todos sirven.
Un saludo.

Javier López Clemente dijo...

Marilyn siempre me produce una infinita tristeza. La semana pasada leyendo el reportaje sobre la edición de ese libro que contiene sus notas y sus penas...volvió de nuevo esa sensación. Ella estaba en la cima del mundo y desde allí sólo se podía precipitar a la historia.

Salu2 Córneos.

María M. Bautista dijo...

La belleza de los puentes...Marilyn tenía una mirada maravillosa.