jueves, 1 de mayo de 2008

Don Andrés

Me uno al minuto de silencio por Andrés Pajares que propone Ana Muñoz desde su blog, y además comparto la opinión de una señora gorda con carrito que mora a menudo en el bar de debajo de mi casa:



"¡Si este Pajares había de reventá por cualquier sitio!"





A Pajares lo siento de veras cerca de mis entretelas. Gracias a él viví la experiencia más ultrasensorial en mi vida hasta el momento: estuvo a punto de atropellarme con su coche en Puerto Banús.

Recuerdo su cara de susto y el grito de mi padre: "¡Pajareeesss, que me atropellas a la chica!"

Pues eso, que sigo sana y salva para vosotros por una grácil maniobra al volante de don Andrés.(Entonces aún no tenía los pulsos tan alterados, a Dios gracias)

Sus fanchs, seguidores y los que le debemos la vida, esperamos su pronta resurrección.

2 comentarios:

Ana Muñoz dijo...

JaJaJa!!

(Hotel, hotel, nada de O.T.)

había de esplotá, sí señora.

Anónimo dijo...

Pajares es punk!
say no more
o.